casa de madera

En una casita en el bosque como ésta -me imagino la del cuento Hansel y Gretel muy de este estilo- me hubiera gustado pasar la  Nochevieja. Parece una casita de cuento y casi lo era, una cabaña de madera para las vacaciones de verano que desde el año 1926 permanecía aislada en un bosque solitario de las afueras de Berlín.

casa de madera

casa de madera

La simplicidad de su estructura y su ubicación solitaria en este bello paraje fueron mantenidas por los arquitectos que se ocuparon de restaurarla y dotarla de una nueva vida. Se mantuvo su estructura y proporciones y se revistió de un pino teñido de marrón chocolate en el que destacan los amplios ventanales que se abren al paisaje exterior, siempre remarcados por unas gruesas molduras blancas.

casa de madera

En el interior, se jugó con la altura total de la cabaña creando zonas de altillo y tanto el suelo como las paredes están revestidas con la misma madera de pino pero en este caso pintadas de un blanco impoluto. La combinación de este acabado blanco con la madera en su tono natural, son las únicas concesiones decorativas que se permitieron los arquitectos y que consiguen transmitir la misma serenidad que se respira a través de las ventanas.

casa de madera

El gran ventanal que ocupa toda la fachada trasera de la casa corresponde a una galería o zona de estar que se comunica por una ventana a media altura o pasaplatos con la cocina. Esta estancia está amueblada con muebles informales, no olvidemos que es una cabaña de vacaciones, y nada hay más agradable en vacaciones que habitar en casas donde sus muebles sean sencillos y funcionales. Una butaca de lectura, quizás recuperada o de herencia familiar, una estufa de la firma Dovre, mesas y sillas desparejadas y sobre la mesa del comedor la lámpara de porcelana Lolita de la firma Mooi. Justo y agradable, un poco monacal  para algunos, sobrio y minimalista para otros.

casa de madera

La cocina se amuebló con muebles a medida del mismo pino en acabado natural y aprovechando como lugares de almacenaje cada resquicio. ¿ No son una gozada todos esos cajoncitos bajo la ventana…? El punto tradicional lo ponen piezas accesorias pero fundamentales para rematar, como los pomos de procelana y los interruptores, realizados en porcelana negra de Rosenthal y distribuidos por la firma Berker.

casa de madera

casa de madera

En la zona alta se ubicaron dormitorios y baño, continuando con los mismos revestimientos y la misma idea de serenidad decorativa que reina en toda la cabaña. Este es un proyecto del estudio de arquitectura Atelier St de Leipzig (Alemania). Fotos: Werner Huthmacher.

Categorías: Reformar 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>